Efectos que se han venido dando sobre el turismo

Como si se tratara de joyas Tous, el turismo se ha hecho presente a nivel mundial en todas su modalidades, y estas se extienden desde las costas, montañas, turismo urbano y rural, convirtiéndose en uno de los sectores que está siendo afectado por los extensos períodos de sequía, escasez de nieve en las montañas e inundaciones, que son cada vez más frecuentes dentro de las zonas de las costa, y todos estos fenómenos se encuentran asociados al cambio climático. Es innegable la incidencia en la actualidad de este sector en la economía de los países y en consecuencia a nivel mundial, de donde se puede deducir que al menos se emplean de manera directa más de dos millones de trabajadores tanto hombres como mujeres, y estos con sus ingresos colaboran con el equilibrio de las balanzas internas de los países en más de un 70%.

Actual situación del turismo en España

Cada año se repite la estadística, en donde se refleja que España es el país que más turistas recibe por año, luego de Estados Unidos y Francia, ello de acuerdo a los datos suministrados por la Organización Mundial de Turismo (OMT). En referencia a ello, es en el espacio turístico litoral donde se concentra la mayor parte de la oferta y del movimiento turístico y ello es atribuido a la influencia del clima, el cual actúa sobre el turismo como un factor de localización turística. Es decir, que el clima puede impedir o facilitar el asentamiento de las actividades turísticas, y puede ser empleado como un recurso turístico, de manera que este puede ser incorporado a un bien o servicio turístico, y como atractivo turístico ya que el clima aporta calidad, seguridad y disfrute dentro de la práctica turística.

Con respecto al clima, se suele pensar en este como algo regular con el que se ha podido contar dentro de los recursos turísticos; pero en la actualidad la relación clima y turismo, ha pasado a ser entendida dentro de un contexto de cambio e incertidumbre. En España se dispone de una gran diversidad de recursos, productos y destinos turísticos que presentan una relación estrecha con el clima, en donde se han detectado zonas que son más vulnerables y están asociadas al entorno litoral y al entorno de montaña, es decir que son las que se relacionan con el turismo de sol y playa, y el turismo de nieve.

En consecuencia, el impacto que deviene del cambio climático afectará de forma desigual a los diversos tipos de turismo y con ello, a las distintas zonas turísticas. Pero además, otras áreas que se encuentran vinculadas al turismo, alcanzaran a sentir los efectos del cambio climático. Por estas razones, gran cantidad de destinos turísticos se han tenido que enfrentar a los efectos, tanto positivos como negativos que se han provocado en el turismo. Y es que además, los retos que se han venido generando debido al desplazamiento masivo de personas ha obligado en primera instancia a conocer los distintos impactos que se podrían presentar, y de esta forma contar con un posible plan de acción que permita ayudar a encauzar hacia un desarrollo provechoso para todos los actores, es decir, tanto turistas como las comunidades receptoras.